Teléfono(+507) 387-0620
Altos del Romeral, Ave. Santa Elena y Calle Andalucía, No. 53 Panamá.

Traslado del día de fiesta o duelo nacional que cae domingo

El 29 de marzo de 2016 fue publicado en Gaceta Oficial el Decreto Ejecutivo No. 29 de 2016, emitido por el presidente de la república en conjunto con el ministro de trabajo y desarrollo laboral, mediante el que se ordena el traslado del día de descanso obligatorio por día de fiesta nacional correspondiente al 1 de mayo (Día del Trabajo), que cae domingo, para el lunes 2 de mayo.

¿Cuál es el problema? Sencillo: el Ejecutivo no tiene competencia para decretar esto. Cuando un día de fiesta o de duelo nacional cae domingo, el descanso se traslada al lunes inmediatamente siguiente por disposición de la ley. No depende de un acto discrecional del Ejecutivo.

El Artículo 47 del Código de Trabajo es claro:

47. Cuando un día de fiesta, duelo nacional o duelo, previamente fijado en la ley, coincida con un día domingo, el lunes siguiente se habilitará como día de descanso semanal obligatorio. Si el día de fiesta, duelo nacional o duelo coincide con cualquier otro día de descanso semanal obligatorio de un trabajador, este tendrá derecho a que se le conceda cualquier otro día de la semana correspondiente como compensación.

Nótese que en ninguna parte de la norma se faculta al Ejecutivo para decidir si se traslada el día de descanso o no.  Cuando el día de fiesta o duelo nacional cae domingo, el día lunes siguiente es el día de descanso obligatorio, punto.  Siempre ha sido así y jamás se ha considerado necesario que el Ejecutivo actúe.

Contrástese el Artículo 47 citado con la redacción que tenían los últimos párrafos del Artículo 46 antes de la modificación establecida mediante Ley 28 de 2015, que eliminó estos párrafos:

46.  […]

Para efectos del descanso obligatorio de los días 9 de enero y 28 noviembre de cada año, cuando coincidan con un día martes o miércoles, se disfrutará dicho descanso el día lunes anterior a la fecha; cuando coincidan con un día jueves o viernes, el descanso obligatorio se disfrutará el día lunes siguiente. En ambos casos, este descanso será remunerado según las normas del Código de Trabajo. La transferencia del disfrute de estos días será automática y obligatoria.

El Órgano Ejecutivo podrá decretar como días puente los demás días de fiesta o duelo nacional que no han sido establecidos como días puente.

Para efectos del descanso obligatorio que decrete el Órgano Ejecutivo como días puente, cuando coincidan con un día martes o miércoles, se transferirá dicho descanso al día lunes anterior a la fecha; cuando coincidan con un día jueves o viernes, el descanso obligatorio se transferirá al día lunes siguiente. En ambos casos, este descanso será remunerado según normas del Código de Trabajo.

[….]

De la lectura de esta versión ya inexistente del Artículo 46 se desprende varias cosas:

9 de enero y 28 de noviembre.  Los días 9 de enero y 28 de noviembre, cuando caían entre martes y viernes, operaba el traslado conocido como día-puente, de manera automática. No requería ningún decreto.

Resto de días de fiesta o de duelo nacional.  Para el resto de los días de fiesta o de duelo nacional contemplados en la primera parte del Artículo 46, no operaba traslado automático del día de descanso (día puente).  No obstante, en estos casos el Ejecutivo tenía la potestad discrecional para decretar el día puente, siempre que la fecha caiga en martes, miércoles, jueves o viernes.

Y la norma establecía que si el Ejecutivo disponía el día puente, el descanso debía darse en determinada manera ya establecida en la ley, a saber: si la fecha caía martes o miércoles, el día de descanso se debía dar el lunes anterior, y si caía jueves o viernes, el descanso sería el lunes siguiente.  En esto el Ejecutivo no tenía discreción de variar la forma en que se daría el día puente.  La discrecionalidad que tenía el Ejecutivo con la norma -ya inexistente– radicaba únicamente en si decretaba o no el día puente, pero no en la forma del traslado del día de descanso obligatorio.

Reitero, ya el artículo 46 no establece los llamados días-puentes. Estos fueron eliminados de la redacción del artículo 46 y simplemente no existen desde la modificación introducida por Ley 28 de 2015.

¿Y si el día de fiesta o de duelo cae sábado?  Pues cae sábado y no se puede hacer nada con respecto al día de descanso obligatorio correspondiente.  El traslado del día de descanso obligatorio es solamente para los días de fiesta o duelo nacional que caen domingo.

Domingo.  Cuando el día de fiesta o de duelo nacional cae domingo, el lunes inmediatamente siguiente es día de descanso obligatorio, por disposición de la ley, en virtud de lo contemplado en el Artículo 47, ya citado.   El traslado en este caso del descanso al día lunes no está sujeto a una decisión del Ejecutivo.  Si aceptamos la tesis de que el Ejecutivo tiene potestad discrecional para decidir esto, tendríamos que concluir que tiene potestad para decidir que el descanso obligatorio por un día de fiesta o de duelo nacional que cae domingo, no se traslade al lunes inmediatamente siguiente.  Tal cosa sería evidentemente ilegal, pues el Ejecutivo no puede, mediante decreto, decidir algo contrario a lo que claramente manda la ley.  El Ejecutivo está tan sometido a la ley como el resto de los ciudadanos.

Conclusión

El traslado del día de descanso correspondiente a un día de fiesta o de duelo nacional que cae domingo, hacia el lunes inmediatamente siguiente, es automático y no depende de una decisión discrecional del Ejecutivo.  Lo negativo del precedente que establece el Decreto Ejecutivo 29, es que pudiera crear la percepción de que haya que esperar a que el Ejecutivo decida si cuando un determinado día de fiesta o duelo nacional que cae domingo, el día de descanso será trasladado al lunes inmediatamente siguiente.  Esto sería negativo porque crea incertidumbre.  Las empresas deben planificar sus operaciones.  Las actividades turísticas, en particular, dependen muchísimo de la certeza en las fechas que son de descanso obligatorio para la población en general.  La idea de que se requiere un acto discrecional del Ejecutivo en estos casos no trae nada positivo.  Pero lo cierto es que no hay nada que el Ejecutivo pueda hacer o dejar de hacer, que pueda alterar la obligatoriedad del traslado del día de descanso correspondiente a un día de fiesta o duelo nacional cuando este cae domingo.