Teléfono(+507) 387-0620
Altos del Romeral, Ave. Santa Elena y Calle Andalucía, No. 53 Panamá.

El despido laboral

Cuando el empleador va a dar por terminada unilateralmente una relación de trabajo, está regido por ciertas normas de carácter laboral que en cierta medida restringen su capacidad de acción. En principio, un empleador sólo puede despedir a un trabajador con base en una causa justificada de despido, de las contempladas en el Artículo 213 del Código de Trabajo (C.T.). Hay excepciones importantes. En cualquier caso, si usted debe tomar decisión de despido, debe asegurarse de proceder conforme a ley, para evitar riesgos legales innecesarios.

Formalidades generales del despido

Todo despido (terminación unilateral que hace el empleador) debe siempre hacerse cumpliendo con las siguientes formalidades:

  1. Por escrito.
  2. Debe contener indicación de la fecha de la terminación.
  3. Debe indicar la causa o el fundamento legal.

El despido verbal, o el despido escrito sin indicar causa o fundamento legal o la fecha de su efectividad, es nulo.

Existen otras formalidades para el despido en determinados casos, pero los arriba mencionados son los requisitos formales de todo despido.

Despido con justa causa

En primer lugar, justas causales de despido son únicamente las contempladas en la ley. Cualquier situación o hecho que no esté contemplado por la ley como tal, no es causal de despido.

El despido siempre debe comunicarse por escrito (sea o no con base en una causal de despido), y la causa (si es con base en causal) debe expresarse con suficiencia. Pero es importantísimo aclarar que no se cumple con el requisito de expresar la causa, meramente indicando al trabajador la norma, ni aún citando la expresión abstracta de la causal. Por ejemplo, no basta para el empleador indicar en la carta que “el trabajador incurrió en la causal contemplada en el Artículo 213 (A)(5), ni tampoco indicando que la causal consiste en “incurrir el trabajador, durante la ejecución del contrato, en faltas graves de probidad u honradez […]”.

Lo que se exige es que se exprese además los hechos ocurridos o actos realizados por el trabajador, en los que se configura la causal. Así por ejemplo, indicar “El día 2 de julio de 2013 usted cometió X, Y y Z actos, los cuales son actos deshonestos en los que se configura la causal contemplada en el Artículo 213 (A)(5) que expresa “[….]”. Lo anterior, porque si no se expresa en la carta los hechos que según el empleador dan origen a la causal, el trabajador no tiene cómo defenderse pues no sabe de qué se le acusa.

En el evento que el trabajador demande al empleador por despido injustificado, este sólo podrá alegar la(s) causal(es) que efectivamente haya aducido en la carta de despido, causales que además deberá poder probar en juicio.

Excepciones al despido con justa causa

No se requiere justa causa para despedir a un trabajador en los siguientes casos: i) trabajadores con menos de 2 años de servicios continuos; ii) trabajadores domésticos; iii) trabajadores permanentes de empresas agrícolas, pecuarias, agroindustriales o manufactureras; iv) trabajadores en naves internacionales; v) aprendices, y vi) trabajadores de establecimientos de ventas de mercancías al por menor, y empresas con 5 o menos trabajadores (excepto los establecimientos financieros de seguros y bienes raíces).

En los casos mencionados, se puede despedir al trabajador sin justa causa pero comunicándole el despido con antelación de al menos 30 días. Este plazo se cuenta a partir de la fecha del pago siguiente a la fecha en que se dio la comunicación de despido. Sin embargo, el empleador puede optar por hacer efectivo el despido de inmediato, pagando la suma correspondiente al preaviso. Este despido se conoce como despido con preaviso.

Por supuesto también se puede despedir sin justa causa durante el período probatorio.

Despido nulo

Hay situaciones en que el despido no es siquiera injustificado sino nulo.  Jurídicamente, son muy distintos el uno del otro.  En términos pragmáticos, la mayor diferencia es que cuando el despido es nulo, solo cabe el reintegro del trabajador.  No tiene el empleador la opción que concede el Artículo 219 de terminar la relación de trabajo pagando la indemnización más el recargo allí establecido.

Básicamente hay tres tipos de situaciones que hacen nulo el despido.  El primer tipo comprende situaciones en que se haya despedido sin obtener la autorización judicial previa, en los casos en que dicha autorización judicial es requerida por la ley para poder despedir.  El segundo tipo comprende situaciones en que simplemente no se puede despedir al trabajador.  El tercer tipo es aquel en que se puede despedir al trabajador, pero el despido se hace sin seguir formalidades que la ley exige.  Veamos.

Situaciones en que el despido requiere autorización judicial previa.

Existen situaciones llamadas fueros, aplicables a ciertos trabajadores a los que no se les puede despedir sino mediante autorización judicial previa.  Estos casos son:

  1. Fuero de maternidad (art. 106 C.T. y art. 72 de la Constitución Política).
  2. Fuero sindical (art. 381 y ss. C.T.).
  3. Fuero de negociación, de huelga y de arbitraje (art. 441 C.T.).
  4. Fuero de denuncia (art. 228-A, C.T.).
  5. Fuero de directivo de la Caja de Seguro Social (Ley 51 de 2005, art. 26).
  6. Fuero de enfermedad que produzca discapacidad laboral (Ley 59 de 2005).
  7. Fuero laboral electoral (art. 278, Código Electoral).
  8. Fuero por discapacidad (art. 45-A, Ley 42 de 1999, introducido por Ley 15 de 2016).

El despido a un trabajador con alguno de estos fueros, sin que se haya seguido el procedimiento para obtener la autorización judicial previa, hace automáticamente nulo el despido.

Existe un caso especial, que es el del despido con base en causal de naturaleza económica (art. 213, acápite C, del C.T.).  En estos casos, se requiere autorización administrativa del MITRADEL.  El despido hecho con base en causal de naturaleza económica, hecho sin la autorización administrativa previa, no acarrea la nulidad sino que se considera de pleno derecho injustificado, por disposición del art. 215 del C.T.

Situaciones en que simplemente no se puede despedir al trabajador.

  1. Trabajador que se encuentra incapacitado (art. 60, C.T.).
  2. Trabajador que se encuentra en goce de sus vacaciones (art. 60, C.T.).
  3. Trabajadora que se encuentra en goce de licencia de maternidad (art. 107, C.T.).
  4. Trabajador cuya relación de trabajo se encuentra en suspenso.

Situaciones en que el despido se hace sin cumplir con las formalidades legales.

  1. Despido verbal (art. 214, C.T.).
  2. Despido escrito, pero que no expresa causal o fecha (art. 214, C.T.).

Conclusión

Antes de comunicar despido, debe tener presente los puntos aquí expresados. De ninguna manera este artículo abarca todo lo referente al despido. Existen otras reglas que tomar en cuenta, por ejemplo, en función de variables como por ejemplo el tipo de relación de trabajo (si es por obra determinada o por tiempo definido, aplican ciertas reglas adicionales). De modo que lo mejor es siempre consultar a su asesor jurídico en estos temas, antes de comunicar el despido, porque el despido es un acto que una vez se ha hecho mal, ya no se puede subsanar.

Sobre este tema, vea también nuestra entrada sobre La carta de despido en el despido con justa causa.