Teléfono(+507) 387-0620
Altos del Romeral, Ave. Santa Elena y Calle Andalucía, No. 53 Panamá.

El anticipo de salario del empleador al trabajador

Esta situación se presenta con bastante frecuencia en las empresas.  Un trabajador solicita a la empresa un adelanto de salario, aduciendo que tiene una necesidad urgente que le requiere efectuar algún gasto extraordinario.  El gasto puede ser por temas de salud, escuela de los hijos, reparaciones en el hogar, u otros.

El anticipo de salario

Lo recomendable es llamarlo así y no llamarlo préstamo al trabajador.  No hay ningún impedimento legal de hacerle préstamo al trabajador, pero el término que expresamente usa el Código de Trabajo es el de anticipo de salario.  Esto importa por cuanto el empleador no puede hacer retenciones o deducciones de salario al trabajador, que no estén autorizadas por la ley, y el Código de Trabajo lo que autoriza expresamente en este sentido es la retención para el pago de anticipos de salario.

¿Es permitido?  Por supuesto que sí.  El artículo 161 del Código de Trabajo lo contempla, así:

Artículo 161.  Solamente podrán realizarse las siguientes retenciones y descuentos:
[…]
3.  El pago de las deudas que el trabajador contraiga con el empleador en concepto de anticipos de salarios o pagos hechos en exceso.  Estas obligaciones serán amortizadas por el trabajador durante la vigencia del contrato, según mutuo acuerdo, pero en ningún caso los descuentos en este concepto, podrán ser superiores al quince por ciento del salario devengado en el respectivo período de pago.

Aspectos jurídicos

Cualquier préstamo de dinero que haga el empleador al trabajador en concepto de anticipo de salario, debe atenerse a las reglas siguientes:

  1. Debe pactarse.  Debe responder a un mutuo acuerdo entre el empleador y el trabajador, y preferiblemente dicho acuerdo debe quedar documentado.
  2. Límite de descuentos.  Los descuentos de las letras para la amortización de la deuda del trabajador con el empleador, deben hacerse de tal manera que no superen el quince por ciento (15%) del salario devengado en el período de pago correspondiente.  Así, por ejemplo, si el trabajador devenga salario de B/1,000 mensuales, solo podrá descontársele por quincena un máximo de B/75 (B/150 mensuales). Artículo 161 C.T.
  3. No puede compensarse deudas del trabajador con salario. El empleador no puede compensar con el salario del trabajador, deudas que este mantenga con aquel, ni siquiera al terminar la relación de trabajo. Artículos 164, 168 C.T.
  4. No intereses. Las deudas contraídas por el trabajador con el empleador, aún cuando sea anticipo de salario, puede devengar intereses. La excepción es el caso de préstamos para la adquisición de vivienda del trabajador, caso en que sí se puede pactar intereses. Artículo 165 C.T.
  5. Al terminar la relación de trabajo solo puede descontarse al trabajador los montos y conceptos previstos en el artículo 161 C.T., y solo sobre el último salario, es decir, las prestaciones como Décimo Tercer Mes proporcional, vacaciones proporcionales, Prima de Antigüedad e indemnización por despido injustificado (si la hubiera), a mi juicio no los permite la ley, pues la redacción del penúltimo párrafo del artículo 168 C.T. indica que “al terminar la relación de trabajo solo podrán hacerse al trabajador los descuentos previstos en el artículo 161 correspondientes al último salario y por obligaciones exigibles“.
  6. No es válida la cláusula de anticipo de salario (u otra obligación a plazos del trabajador) mediante la que se pacte que a la terminación de la relación de trabajo la obligación quedará vencida y por tanto exigible en su totalidad. Artículo 168 C.T.

Lo anterior resume lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer en materia de anticipos de salarios al trabajador y otros préstamos que haga el empleador al trabajador.